Corrientes Interferenciales

Este tipo de corriente se llama interferencial porque forma e interfiere con los tejidos en puntos donde se cruzan los campos de dos corrientes de frecuencia media diferentes.

Las corriente de interferenciales son una corriente sinusoidal alterna a media frecuencia (2500 Hz – 4000 Hz – 10000 Hz), modulada en amplitud, caracterizada por una alta capacidad de penetración en los tejidos y por una excelente tolerancia incluso en pacientes particularmente sensibles.

La acción analgésica de la interferencia bipolar, con frecuencia de modulación entre 0 y 200 Hz, puede reducirse al mecanismo de control, la estimulación del mecanismo inhibidor, el bloqueo periférico de la transmisión del dolor, la supresión de sustancias algogénicas en la región afectada, como en el caso de la corriente T.E.N.S. (“estimulación nerviosa eléctrica transcutánea” o “estimulación eléctrica transcutánea”).

Al modificar la frecuencia de modulación utilizada, también es posible obtener un efecto excitomotor que contribuye al retorno del flujo venoso mediante la activación de la “bomba muscular”.

Aplicaciones clínicas de las Corrientes Interferenciales

  • La corriente interferencial está especialmente indicada en el caso de artrosis de las articulaciones profundas (cadera, columna lumbar), tendinopatías profundas e hipotrofia muscular de músculos normalmente inervados y profundos.
  • La corriente de interferencia se utiliza en el campo de la fisioterapia con fines excitomotores y analgésicos.

Estimulador muscular

La estimulación eléctrica muscular (EMS) o electroestimulación utiliza impulsos eléctricos para activar la contracción de un músculo, con el fin de aumentar su volumen y modificar su actividad y metabolismo. Obviamente, varios parámetros están disponibles en los distintos dispositivos existentes y la elección de estos parámetros dependerá de la finalidad de la estimulación.

Corrientes eléctricas con ultrasonidos

El dispositivo ultrasónico es un generador de ondas de alta frecuencia. El ultrasonido causa micromovimientos, o vibraciones, dentro de los tejidos. Estos últimos tienen la capacidad de aumentar la circulación sanguínea, limpiar las zonas congestionadas y, en consecuencia, promover la reducción de la inflamación, así como de los espasmos y calambres musculares. También pueden, a través de un efecto térmico en los tejidos profundos, “romper” las adherencias y reducir así la rigidez y el dolor asociados a ellas.

Efectos terapéuticos de la corriente interferencial

  • Efecto excitomotor: provoca la contracción de los músculos normalmente inervados y profundos.
  • Analgesia: puede causar vasodilatación que, a través del aumento del flujo sanguíneo local, eliminaría sustancias algogénicas de los tejidos.

Es aplicable en el tratamiento de las siguientes enfermedades:

  • Artrosis profunda (cadera, columna lumbar y cervical)
  • Tendinitis profunda: Tendinitis de cadera y hombro

Contraindicaciones

Utilice el dispositivo con precaución y de acuerdo con las recomendaciones de su profesional de la salud:

  • Localización de los electrodos: evitar las zonas del pecho, garganta y cabeza.
  • Cáncer: no usar en el área del tumor;
  • Embarazo: evitar la región abdominal y lumbar dependiendo de la etapa del embarazo;
  • Epilepsia: no aplicar electrodos en la base del cuello;
  • Pérdida de sensibilidad: se altera la percepción de la corriente.

Beneficios

  • Mejora la circulación sanguínea;
  • Mejora la oxigenación de los tejidos;
  • Alivia el dolor.
  • Principales indicaciones para el uso de corrientes interferenciales:
  • Dolor asociado con la osteoartritis;
  • Dolor en la espalda o en la región lumbar;
  • Inflamación;
  • Dolor agudo;
  • Dolor asociado con una lesión musculoesquelética (esguince, tendinitis, etc.);
  • Edema en la rodilla o tobillo.

Quizás también te pueda interesar:

Cerrar menú